h1

¿Por qué debes entrenar la fuerza?

La fuerza física no puede remplazar a elementos como la velocidad y la técnica, pero sí complementarlos.

Cualquier entrenamiento de fuerza produce un aumento de la masa de los huesos. La densidad del hueso (la cantidad de minerales que contiene) tiende a disminuir con la edad. Pero puede retardarse o disminuirse mediante el entrenamiento de fuerza.

El trabajo en bolsa es un medio para incrementar la masa muscular de brazos y piernas, pero solo las partes que trabajan contra la resistencia se verán beneficiadas.

Desde los sistemas de competencia en que no hay contacto, hasta los certámenes de full contact, donde el rigor de la lucha es muy grande, el entrenamiento de la fuerza es fundamental. Ni hablar de las situaciones de defensa personal dónde lo que está en juego es tu personalidad física, tu seguridad y en muchos casos tu vida.

BENEFICIOS GENERALES:

Uno de los más grandes beneficios que el entrenamiento de fuerza puede darte, es un aumento en la velocidad de tus movimientos.

La fuerza con pesas mejora tu arte, tus condiciones para competir y por sobre todo capacitarse físicamente, lo que de por sí te dará beneficios palpables en la vida cotidiana.

Muchos practicantes de artes marciales dedican excesiva atención a desarrollar la parte superior de su cuerpo, descuidando sus piernas, especialmente los tobillos, que deben ser fortalecidos, con el objeto de que sean resistentes ante cualquier golpe.

Son muy útiles, las diferentes clases de  flexiones de brazos. El trabajo con mancuernas, puede fortalecer mucho tus muñecas y las sentadillas de piernas son muy aconsejables.

Fuerza

La fuerza y resistencia de un músculo sólo aumentarán cuando las cargas de trabajo superen las habituales. El cambio más notable que se produce en un músculo tras utilizar algún tipo de carga (recordemos que el  término carga no solo se refiere a peso, sino también a repeticiones, velocidad, tiempo de entrenamiento), es el aumento de las dimensiones del músculo.

El tamaño sólo no es un índice de la fuerza. Hay  varias formas de trabajar la fuerza y el músculo y, dependiendo del tipo de trabajo, nuestros músculos ganarán en potencia o en fuerza (dos aspectos que, aunque lo parezcan, no son lo mismo).

El descanso efectuado entre series y, sobre todo, entre un día de trabajo y otro es tan importante o más, que el propio trabajo y que el tiempo real oscila entre 24 horas y 4 días (según el trabajo realizado), hasta volver a realizar otra sesión.

Las personas que se “machacan” a hacer ejercicios para ponerse en forma, no solo no beneficia, sino que este trabajo es perjudicial por dos sencillas razones: la primera es que podemos llegar a “quemar” el músculo y, al agotarse, padecer una serie de posibles consecuencias negativas para el organismo; la segunda de las razones es que al principio nuestros músculos se desarrollarán considerablemente, pero al haber sido tan brusco el cambio de esa inactividad al ejercicio exagerado, nuestros músculos se hipertrofiarán debido a la falta de adaptación al ejercicio, y cuando dejemos de hacer esos ejercicios o bien a la larga pasarán factura en forma de una mala recuperación; por lo que, en cierto sentido, quedarán atrofiados y la próxima vez que queramos trabajarlos, nos costará muchísimo más desarrollarlos de modo correcto. A parte, así no se desarrolla la fuerza, sino sólo el volumen y malamente.

¿Cómo se logra desarrollar fuerza o potencia en el músculo?. Mediante los estiramientos. si tras las sesiones de entrenamiento estiramos los músculos que hayamos trabajados, estos aumentarán su longitud, lo que quiere decir que al contraerlos tendrán mas recorrido e imprimiremos más fuerza. Si por el contrario queremos desarrollar la potencia, no debemos estirar los músculos, ya que al ser mas cortas las fibras, estas generan mas velocidad y por consiguiente, potencia.

Hay que tener en cuenta que si queremos mantener nuestra elasticidad y flexibilidad debemos estirar, por lo que deberemos trabajar a conciencia para no perder nuestra potencia.

Dependiendo de la longitud del músculo, existen unas características determinadas de entrenamiento.

El gran secreto de la fuerza consiste en la gradualidad y en variar los tipos de contracciones al entrenar( trabajar el mismo músculo con ejercicios isotónicos, isométricos, pliométricos (con rebotes), etc. Aunque no en los mismos días, y dejando los tiempos necesarios de recuperación.

Es necesario trabajar tanto el músculo agonista como el antagonista.

Importante: Si se trabaja con pesas, es bueno compaginar con actividades como la carrera (aeróbicas), ya que si no, nuestras pulsaciones aumentarán y no solo nos fatigaremos antes, sino que en edades mas avanzadas podrían ocasionarnos problemas circulatorios o respiratorios.

A %d blogueros les gusta esto: