h1

El Makiwara

POR SENSEI CARLOS KOHL 6° DAN DE KARATE-DO  SHITO-RYU  KEN-SHIN-KAI 

El Makiwara es uno de los principales auxiliares de entrenamiento en la práctica del karate.

Su objetivo fundamental es templar y endurecer las partes del cuerpo que el practicante de artes marciales va a utilizar en combate o en la practica de roturas.

makiwaraEl makiwara (que quiere decir “enroscado en paja”) consiste en un tirante de madera, el cual va firmemente enterrado en el piso y a una altura adecuada para que se puedan trabajar con él brazos y piernas con comodidad.

La simetría del tirante puede tener ligeras variantes, en el ancho, la parte inferior (la que va enterrada en el piso) aproximadamente es de 14 cms. afinándose a los 11 cm. En la parte superior, en tanto su grosor ronda los 3 cms. y la madera debe ser dura y resistente pero flexible.

Es  sencillo, pero hay que tener en cuenta algunos detalles, debe ser enterrado, como mínimo 60 cm. Y la parte que va en contacto con el suelo debe estar protegida por brea o alquitrán, para evitar que se pudra la madera.

Para que quede bien firme, se le adosan en la parte que está bajo tierra, dos tirantes de madera cruzados dispuestos de manera que se opongan a la presión de los golpes.

Visto de perfil, es conveniente que la pared  superior esté levemente inclinada hacia delante con respecto a la inferior.

Una vez instalado, debe tener en su parte superior cierta flexibilidad, que es absolutamente necesaria para absorber la energía de los golpes, porque si no posee esta flexibilidad puede traer complicaciones, por ejemplo: en la práctica del TZUKY (golpe de puño con los nudillos) puede provocar dolores y complicaciones internas a nivel de la muñeca y del codo)

El practicante, durante el primer periodo de entrenamiento, debe cubrir la zona que va a golpear con algo que amortigüe la dureza de la madera, y los primeros golpes de cada sesión de entrenamiento debe efectuarse siempre con suavidad, a manera de precalentamiento. Luego de varios meses de practica, las partes que se han trabajado, metatarso. nudillos, canto de mano, antebrazo, etc., sometidas a la presión continua de los golpes, comenzaran a endurecerse y formar callosidad.

Es importante no golpear de más, hasta lastimarse, puesto que ello nos obligaría a suspender por un tiempo el entrenamiento, hecho que nos retrasaría en alcanzar nuestros objetivos.

Ante la imposibilidad de construcción de un makiwara que vaya anclado en tierra de forma tradicional, mediante un sencillo armazón, se puede amurar en una pared y cumpliría la misma función.

A %d blogueros les gusta esto: