h1

Otra forma de leer el mismo “Do” de siempre

La herramienta que provee el “DO” para la penetración en estos espacios internos tan desconocidos y a la vez presentidos, nos permite o permitirá, llegar a una dimensión interna mucho más amplia de la que podríamos suponer ‘pensándolo’ a priori. 

samuraixxEs que el camino del “DO”  puede ser abordado desde cualquiera de las tres entradas que propone, pero para recorrerlo NECESARIAMENTE se deberán atravesar las otras dos, para ingresar realmente al Principio del camino.

Las tres entradas posibles son a la vez condiciones para recorrer el camino, a saber el “PENSAR”, el “SENTIR” y el “HACER”

Al “PENSAR” de las Artes Marciales podemos acceder leyendo libros o viendo películas, es decir, a un conocimiento intelectual, estrictamente radicado en el campo de Yo, o sea, del pensamiento consciente.

El “HACER”de las Artes Marciales es la más cotidiana de las piedras preciosas que nos brinda el DO. Es esa que nos moldea físicamente y energéticamente, que nos define como practicantes, es decir, “hacientes” (si se me permite el término), en la dinámica del hacer/haciendo-se.

Al “SENTIR” de Marte uno puede acceder por un llamado interno, por una emoción producto de identificarse con héroes o acciones épicas, por alguna sensación de placer-alegría al ver como otros practicantes ‘hacen’. En cualquiera de los casos este sentir se irá modificando progresivamente por el hacer, espiralado y constante de repetirse y pensarse; y sentirse pensando y hacerse sintiendo.

Y en este camino del “DO” de integrar integrándose, y siempre a través de la práctica coherente de “sentir, pensar, hacer”, por efecto de la retroalimentación de estas tres gemas entre sí, va apareciendo el engarce de la más valiosa y sutil de estas preciosidades, apoyado en la base de la integración, se nos revela la PERCEPCIÓN.

Sobre este engarce y en destellos de luz se revela, solo por instantes,  esta valiosísima joya, efímera al principio y prolongándose paulatinamente al adentrarse en el camino.

La percepción es:

         El conocimiento verdadero del camino, para algunos,

         La expresión de la maestría, para otros,

         La mayor síntesis posible en Artes Marciales: la ANTICIPACIÓN, para muchos.

  El recorrido del “DO” es redondo y espiralado, permanentemente repitiéndose, pasando por los mismos lugares pero, ya, sin ser el mismo. En el “DO” puedes estancarte pero no retroceder – ya no seremos los mismos-, puedes abandonarlo pero no desandarlo – nunca mas volveremos a donde comenzamos- aunque volvamos a empezar.

El “DO” se recorrerá NECESARIAMENTE con la integración de los opuestos:

Fuerza-Flexibilidad / Acción-Reflexión / Contención-Penetración.

El “DO” es una herramienta potente para la penetración en nuestros miedos más profundos. Estos miedos no son más que la otra cara de lo deseado. Es a partir de la investigación en esos miedos de cada uno que comenzamos a tomar conciencia también de los deseos reprimidos y vamos liberando esa energía encerrada. Así se transformará el “DO” en un camino de liberación interior que, por supuesto, no es el único, porque recordando a MAHATMA GANDI que decía: “El hombre no es mero intelecto, ni grosero cuerpo animal, como tampoco corazón o alma solamente. INTEGRAR acertada y ARMONIOSAMENTE las tres facultades es el requisito indispensable para formar al HOMBRE ENTERO…” Sabemos que hay otros maestros, con otras enseñanzas, pero cada uno de los que está en el “DO” buscará, en lo mas profundo de su Energía Vital sus ‘porque’ para estar en este CAMINO DE IDA.

 CARLOS GUILLERMO LOFFREDA

Director Instituto Potencia

Psicólogo Social

Investigador en Budo.

A %d blogueros les gusta esto: