h1

Toide & Karate

La evolución del Toide hasta el Karate es el resultado de la aculturación, la mezcla, y la transformación de un arte que, en apenas unas décadas, se ha esparcido por todo el mundo con una contundencia nunca antes vista.

Desde los orígenes en Okinawa, las posturas, las técnicas, las organizaciones se han fundido, multiplicado y transmutado mil veces, absorbiendo en su devenir fórmulas de entrenamiento, técnicas y hasta “manías” que los maestros han ido aportando a ese conglomerado que conocemos como Karate-Do.

Desarrollo del Toide

El Karate y la Tradición

Para poder entender mejor la transformación sufrida por este Arte Marcial a lo largo de su historia más reciente, desearíamos recordar una serie de conceptos que consideraríamos básicos. A esto, añadiremos además que el tiempo no perdona. Al ser transformador de todo, “nada permanece quieto”… hecho que la Humanidad, tercamente, trata de ignorar.

Es de todo sabido que los nombres originales del Karate fueron varios, tales como Te, Ti, Tode, Kenpo, etc., si bien, todas estas denominaciones han quedado para la historia. La última reivindicación del nombre se llevó a cabo a finales de los años sesenta, con la creación de la asociación conocida con el nombre de Okinawa Kenpo Renmei, fundada por la mayoría de los maestros de Okinawa, como Kina, Hohan Soken, Seikichi Uehara, Ueichi, Miyahira, Toguchi y un largo etcétera, cuyo presidente fue Zenrio Shimabukuro, alumno de Chotoku Kian, y su director Técnico el Maestro Shigeru Nakamura, alumno de Anko Itosu.

Esta asociación desapareció en 1969 con la muerte de ambos Maestros y con ello cesó la lucha por la conservación del nombre okinawense y fue sustituido por el nombre de “Karate” creado por Funakoshi.

La Okinawa Kenpo Renmei tuvo una gran repercusión en las Artes Marciales de Okinawa, ya que, prácticamente, fue la culminación del trabajo comenzado por Anko Itosu, al comentar, basándose en la afirmación de Napoleón: “a los niños hay que educarlos durante el tiempo de recreo”.

Anko Itosu propuso la enseñanza del Karate en los colegios, y este fue el primer principio de cambio brusco en la enseñanza del Tode, ya que muchas Kata tuvieron que ser transformadas, a la vez que muchas técnicas, al considerarse peligrosas para la práctica por parte de los escolares. Otro factor importantísimo es que, a excepción de unos pocos, la gran mayoría de los practicantes de la época se iniciaron en el Karate durante la edad escolar. Hasta entonces, la enseñanza había sido más bien de persona a persona. O sea, individualizada.

Volviendo a la asociación, diremos que sirvió de plataforma para que la mayoría de los maestros tuvieran la oportunidad de conocerse entre ellos, y así comenzó una serie de movimientos internos de instructores noveles, de unas escuelas a otras; entretanto, los maestros consagrados creaban nuevas asociaciones, lo que enriqueció el Karate a la vez que emergieron un sin fin de nuevas escuelas.

Los primeros y escasos Dojos de Karate, surgidos tras la Segunda Guerra Mundial en Okinawa, datan oficialmente de 1947. entre ellos se cuenta el de Seko Higa.

De Sokon Matsumura surgieron todos los estilos de Shorin Ryu que luego se subdividieron en varios grupos, aunque políticamente se distinguen dos grupos importantes: Matsubayashi Ryu y Kobayashi Ryu, o sea, todos los que habían aprendido con Anko Itosu, y todos los que hicieron con Chotoku Kian. Hay un tercero, no muy extendido, liderado por Nabe Matsumura.

Particularmente no comparto esta división, ya que hay muchísimos otros maestros aparte de los dos citados, que también nos dejaron su herencia.

Otros dos estilos no muy antiguos en Okinawa, también adquirieron una enorme popularidad: el Goju Ryu y el Uechi Ryu.

Es curioso que respecto a la técnica, muchos maestros dicen: “No es bueno cambiar, nada mejor que respetar la tradición”. Basándonos en este criterio no podemos entender como el Shotokan, siendo Shorin Ryu, parece surgido de otra galaxia.

Okinawa fue grandemente orientada por la cultura china en todos sus sentidos, y mucho más en el Karate. Pero también recibió una fuerte influencia japonesa, aunque fuera impuesta, que ahora está fraguando verdaderamente: Jujitsu, Judo, Kendo, etc. No menos importante fue la influencia americana, a la cual se debe principalmente al auge del Karate en una gran parte del planeta, y que afectó particularmente al modo de vida okinawense, con las consiguientes transformaciones.

Cuando hablamos del Shotokan actual, es decir, el Karate del Maestro Nakayama, estamos hablando realmente de un estilo puramente japonés derivado del Shotokan de Funakoshi (Shorin Ryu).

Donde se hacía Neko Ashi o Kokutsu Dachi corto, se pasa a Kokutsu Dachi largo. El Shuto que se practicaba mas bien a nivel Jodan (alto), pasa a nivel Chudan (medio). A la técnica de Mae Geri, que estaba basada en la percusión y la velocidad, se le añade el Mae Geri Kekomi (con penetración de la cadera). Igualmente se introduce el Yoko Geri en todas sus modalidades, sin omitir las Kata, que en todos los movimientos donde habían Mae Geri hacia los costados, se cambia por Yoko Geri. Se crea el Mawashi Geri, y muchas otras técnicas.

La diferencia más significativa, aportada por Nakayama, es la aplicación de la física mecánica a los movimientos, en la que el cuerpo se estudia como un ente geométrico con poleas proyectables. Esta ciencia permite establecer que cuando un puño alcanza su máxima extensión, el otro llega a la mayor contracción (Hikite) posible. Esto hace que los movimientos, aunque rápidos, parezcan exagerados en su aplicación.

Se lleva al Karate a las Universidades y con ello se produce una asimilación a las Artes Marciales japonesas ya existentes, con muchísimas imitaciones en cuanto a sistemas de entrenamiento. Y de todas la más importante, es la introducción de los campeonatos en el antiguo arte okinawense de defensa, lo que lleva a lo que hoy conocemos como Karate. Algo muy alejado de lo que muchos maestros tratan de defender como Tradicional.

Respecto a las Kata, se cambian los nombres originales por otros en lengua japonesa, con un gran acierto, no obstante, en cuanto a su significado esotérico. Se sacrifica absolutamente el sentido real de las técnicas y un sin fin de detalles en beneficio de la simple estética y a veces de una velocidad carente de sentido.

El Wado Ryu de Otsuka es uno de los estilos descendientes del Karate de Funakoshi y quizá, el que más se aproxima a lo que hacía el Maestro Funakoshi. El Shotokai de Egami baja y alarga las posturas, relaja los movimientos y hace hincapié en la transmisión de la energía (Ki) en cada uno de los ataques o bloqueos. El trabajo de Oshima Sensei está mucho más próximo al del Maestro Funakoshi. Podríamos afirmar que está entre Funakoshi y Nakayama.

El Taekwondo del maestro fundador de este estilo tiene fuertes raíces del Karate de los descendientes de Funakoshi. Aquí tal vez haya que recordar que Japón, aunque constantemente enemistado con Corea, estuvo ocupando este país por un largo período de tiempo. Posteriormente el Taekwondo sufre las correspondientes modificaciones, por razones que los practicantes de este sistema conocen perfectamente. Como todos los países del mundo, Corea tiene sus propias artes de guerra ancestrales, pero en lo que se refiere al Taekwondo y al Hapkido, las raíces son marcadamente japonesas.

Respecto al Goju Ryu, la mayoría de los maestros han aportado sus propias Kata a su escuela, excepto unos pocos. Entre los alumnos de Miyagi que están vivos, o que han fallecido recientemente,  aunque hacen o hacían las mismas técnicas, se puede notar las diferencias de unos a otros. Por ejemplo, en el Mawashi Uke, algunos maestros mueven ambas manos formando círculos inversos, todo ello a un nivel medio. Otros solo hacen un medio círculo con una mano y con la otra, que mantienen pegada al cuerpo, realizan un mini bloqueo.

En el caso del estilo Uechi Ryu, este bloqueo se conoce como Wa Uke y la ejecución se realiza partiendo de una mano estirada hacia el suelo y la otra tras el codo; la mano que apunta hacia el suelo es la que realiza el máximo círculo. También Uechi amplía el número de Kata de la escuela, algunas fruto de demostraciones.

El Kyokushin Kai marca el Mawashi Uke con las dos manos partiendo desde la cintura y realizando unos círculos muy amplios y una respiración muy sonora. Kyokushin está a medio camino entre Shotokan y Goju Ryu y modernamente pelean mas al estilo de Kick Boxing (salvando las distancias).

Respecto a los desplazamientos, hay escuelas que solo deslizan la pierna y no conciben el terreno accidentado, como ocurre en Okinawa.

Algunas escuelas de Shorin Ryu, suelen elevar el pié para avanzar en numerosos movimientos, como es el caso de muchos alumnos de Chutoku Kian.

En el estilo de Goju Ryu se aproxima un pié al otro para sentir y evitar o aprovechar los accidentes del terreno. El estilo Uechi se desplaza elevando un poco el talón para conocer el suelo y buscar una buena estabilidad.

Para entender esto mejor, los que hacen Hangetsu, cuando avanzan cruzando la pierna para hacer la secuencia de Mae Geri, deslizan el pié atrasado hacia el frente sin elevarlo, manteniendo las piernas cruzadas con la planta de los pies en el suelo, mientras que en diversas escuelas de Okinawa, en Seisan se levanta el pié al avanzar al igual que se mantiene el talón del pié atrasado elevado. No tiene más importancia que la interpretación que en ambos casos se haga del mismo movimiento, pero esto no debe ser pretexto para crear nuevas escuelas.

A %d blogueros les gusta esto: